¿Quemado por el trabajo? ¡Aprende a poner un alto!

La competitividad y exigencias del mercado laboral, sumadas a las peculiaridades que marca el trabajo a distancia, elevan el riesgo de sufrir síndrome de Burnout.

11 diciembre, 2020

Por:Érika Uribe

En tiempos de la COVID-19, cuando el trabajo ha dejado los espacios físicos en corporativos y oficinas para instalarse en cualquier dispositivo móvil sin importar el momento o el lugar, el síndrome de Burnout o de ‘estar quemado’ representa una amenaza para la salud y la productividad. 

Este síndrome -identificado en los años 70- se manifiesta con diversos síntomas físicos y emocionales que abarcan dolor de cabeza, dificultades para dormir, males digestivos, presión arterial elevada, fatiga y palpitaciones. En casos extremos causa apatía, depresión, ansiedad y estrés.

¿A qué se debe? Básicamente a un desbalance sostenido entre la carga de trabajo, las demandas del empleador/entorno y a la falta de herramientas o capacidades personales para resolverlas, lo que sumado a factores externos como dificultades de acceso a la tecnología, falta de método/rumbo para trabajar, o condiciones adversas del entorno, terminan por minar la salud del profesional o trabajador. 

Los expertos en psicología organizacional dicen que los más afectados por este síndrome suelen ser quienes tienen profesiones o actividades por demás demandantes y extenuantes, tales como personal de salud y, por supuesto, ejecutivos y profesionistas que están sometidos a altos niveles de presión. 

En Estados Unidos ocasiona 60 por ciento del ausentismo laboral y genera gastos por 57 billones de dólares anuales, según informes de la American Psychologycal Association. Para México no hay estadísticas precisas, pero la Organización Mundial de la Salud indica México tiene el primer lugar en estrés laboral, por encima de países como China (73%) y Estados Unidos (59%), las dos economías más grandes del planeta.

¿Qué puedes hacer para evitar el Burnout? No hay una ruta concreta, pero estos consejos pueden ser de utilidad:

    1. Reconoce la situación. No hay nada peor que negar que estás quemado por el trabajo y que ya no puedes más. Admitirlo es el primer paso. 

    2. Identifica y corrige. Corrige las acciones que te hacen perder tiempo y comienza a priorizar. Si pese a ello, la dinámica te supera, considera cambiar de trabajo. 

    3. Aprende a manejar el estrés. Busca algunos momentos exclusivamente para ti: haz actividades de relajación, lleva una dieta saludable, realiza una actividad lúdica. 

    4. Define prioridades y pon límites. Discrimina entre lo urgente y lo importante. Dale su tiempo a cada cosa. Organízate y, por favor, aprende a decir NO.

    5. Cierra filas con tu equipo de trabajo. Pule la dinámica con tus colaboradores y procura un ambiente cordial y de colaboración.

    6. Usa la tecnología a tu favor y bájale al estrés. Utiliza Minutas Teams, de BeCloud, una solución en la nube dentro de Microsoft Teams que es ideal para llevar un registro detallado de las reuniones que realizas en Teams. Esta solución permite monitorear los avances de tus colaboradores, así como capturar, organizar, jerarquizar, consultar y supervisar toda la información, acuerdos y puntos de interés que se desprenden de las reuniones, ya sean presenciales o remotas.

    7. Modifica tu conducta laboral. Trabajar en casa no significa estar disponible 24/7. Lo ideal es respetar tu jornada. Comienza puntual y para a la misma hora todos los días

Ahora que conoces estos consejos y sabes de los peligros del Burnout, mantente alerta y busca ayuda psicológica y médica su lo consideras necesario. 

Para información sobre Minutas Teams llama a los expertos de BeCloud y conoce los planes de contratación.

tecnología
trabajo
quemado
síndrome del quemado
colaboración.